Queridos hijos, hoy os invito a la oración. ¡Que la oración sea un bálsamo para vuestra alma! porque el fruto de la oración es la alegría, es dar, es testimoniar a Dios a los demás a través de vuestras vidas. Hijos míos, al entregaros totalmente a Dios, Él se ocupará de todo y os bendecirá, y vuestros sacrificios tendrán sentido. Estoy con vosotros y os bendigo a todos con mi bendición maternal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!.